Rómulo y Remo, ¿Quiénes fueron verdaderamente?

Rómulo y Remo: Leyenda romana

Hoy nos adentramos en el fascinante mundo de la Roma antigua, para conocer a Rómulo y a Remo, dos hermanos gemelos cuyas vidas se funden entre lo real y lo legendario. En su historia convergen el crimen, la traición y la venganza, pero también el aura de los dioses y el semblante mismo de una civilización que Gobernó el mundo con similares artimañas. La Historia de Rómulo y Remo es en sí la Historia de Roma, la Historia de una ciudad Eterna.

Rómulo y Remo, ¿Quiénes fueron verdaderamente?

La fundación de Roma

Nos situamos a inicios del siglo VIII A.C.. Cerca de lo que hoy es la ciudad de Roma existía una ciudad llamada Alba Longa, que había sido fundada siglos atrás por Ascanio, hijo de Eneas, uno de los pocos supervivientes del asalto a la ciudad de Troya. Ascanio fundó sobre estas tierras una dinastía que a inicios del siglo VIII A.C. enfrentaba por el poder a otros dos hermanos: Numitor y Amulio.

Numitor era mayor que Amulio y por tanto el heredero al trono de Alba Longa, pero Numitor conspiró y usurpó el poder a su hermano, desterrándolo y matando a todos sus hijos varones para evitar su descendencia. Sin embargo, le perdonó la vida a su sobrina, Rea Silva, con la condición de que fuera consagrada a la diosa Vesta y se convirtiera en sacerdotisa, lo que la privaba de tener hijos y de rivales futuros y por tanto, de rivales futuros para Amulio.

La loba que amamantó a Rómulo y Remo

Rea Silva tomó los hábitos vestales. Pero los dioses tenían otros planes para ella. El Dios Marte la despojó de su virginidad mediante una violación  y Rea dio a luz a dos gemelos: Rómulo y Remo. Al enterarse del acontecimiento, su tío Amulio, ahora rey, los mandó ahogar en el río tíber. Pero, la mujer encargada de ello no fue capaz de cometer tal asesinato con sus propias manos y los dejó dentro de una cesta a la deriva por el río, esperando que encontraran la muerte a lo largo de la corriente. Pero el destino, hizo que Rómulo y Remo cayeran entonces bajo el amparo de una Loba que se acercó a beber al río, Luperca, que los adoptó y los amamantó como a sus propios hijos en su guarida del Monte Palatino, hasta que un pastor, Faústulo, los encontró y terminó de criarlos junto a su esposa, Aca Larentia.

Cuando Rómulo y Remo fueron mayores no tardaron en destacar por su valentía, sobre todo al enfrentarse a los ladrones y bandidos que iban a robar los ganados que guardaban. Fue en la pugna con este tipo de maleantes que Remo cayó preso de ellos, que lo acusaron injustamente de robar y saquear las tierras de Numitor. Cuando iba a ser condenado, su padre adoptivo, Fáustulo le desveló su triste historia a los dos gemelos y a su abuelo Numitor, que no tardó en reconocer a sus dos nietos y únicos herederos. Los dos gemelos tramaron entonces la venganza contra su tío Amulio, al que asesinaron, para restaurar de nuevo a su abuelo Numitor en el trono de Alba Longa.

Una vez borrada la afrenta, Rómulo y Remo decidieron fundar su propia ciudad cerca de la de su abuelo. Se dirigieron al lugar donde habían sido encontrados por su padre adoptivo, Faústulo… y allí, en el lugar donde fueron amamantados por la loba Luperca, comenzó el odio entre dos hermanos que habían estado unidos desde el nacimiento, que eran uña y carne.

Rómulo asesina a Remo

Rómulo y Remo no se ponían de acuerdo sobre el lugar donde erigir su ciudad, ni tampoco sobre quién gobernaría, pues al ser gemelos ninguno podría ser considerado el primogénito. Comenzaba pues una lucha fratricida por el poder. Decidieron resolverlo a la manera etrusca. Cada uno se iría al monte donde quería fundar su ciudad a esperar un designio de los dioses en el vuelo de los buitres.

Remo, que se situó en la colina del Aventino fue el primero en divisar seis buitres. Sin embargo, Rómulo, desde la cima del Monte Palatino, los divisió más tarde, pero en vez de seis divisó doce. Los dos se declararon vencedores , Remo porque los había visto antes, Rómulo porque había visto el doble. La tensión crecía y crecía entre los dos gemelos y sus partidarios.

Rómulo, que se autoproclamó vencedor, trazó los límites de su ciudad sobre el Monte Palatino y prohibió, bajo pena de muerte, que nadie traspasara las líneas de la ciudad durante las ceremonias de fundación y consagración. Remo, desafiante, desobedeció la orden de su hermano y se adentró en ellas. Entonces, Rómulo lanzó una piedra sobre Remo y lo dejó herido de muerte. El crimen, que venía tiempo anunciándose, se había perpetrado.

Rómulo enterró a su hermano en el lugar en el que Remo había soñado su ciudad, Remoria.

Fecha de la fundación de Roma

Roma, según las fuentes antiguas, fue fundada oficialmente el 21 de abril de 753 a.C. Su Historia comenzaba a construirse sobre la sangre maldita de un crimen fratricida, sobre un lastre demasiado pesado del que nunca llegaría a liberarse y que no hizo más que repetir, como en un bucle, aunque con otros rostros y otros nombres, hasta el fin mismo de sus días.

La ciudad estaba fundada, el siguiente paso era poblarla. Pero ese es otro cantar que contaremos en el siguiente episodio, El Rapto de las sabinas, una historia apasionante que a lo largo de los siglos ha despertado el interés de los más grandes genios y artistas de la pintura. No te la pierdas. Y recuerda dejarnos un like si te ha gustado, compartir y suscribirte al canal si aún no formas partes de esta comunidad del conocimiento.

Fuente: El Edén de los Cínicos, suscríbete a su canal aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *