Muchísimos inventos que han sido beneficiosos para la humanidad, han tenido litigios, falsedades y demás corruptelas que han mal puesto a sus creadores, alterando su fama y poniendo en duda de que ellos hayan sido los descubridores o inventores.  Al investigar quién inventó los rayos láser, pudimos desvelar lo siguiente:

Einstein lo ¿predijo?

No fue Albert Einstein quién inventó los rayos láser, más brindo detalles de su visión sobre la importancia y necesidad que tendría un haz de luz amplificada por emisión estimulada de radiación, tanto para la investigación como lineamientos técnicos de amplia aplicación. Ergo, lo que tenemos en actualidad, como los lectores de datos o los niveles laser.

Marcó AE las bases de justificación como de utilización que subsiguientes científicos materializarían, incluyendo a los máseres.

Quién inventó los rayos láser y el máser

En 1951 el estadounidense Charles H. Townes inventó el máser, por el cual ganó el Nobel de Física en 1964. Su colega Arthur L. Schawlow es el considerado inventor del láser con el apoyo de Townes. Ambos tuvieron batallas legales para lograr la patente del invento, que obtuvieron en 1960.

Quién inventó los rayos láser

Un cambio a lo anterior

Fue para 1958 que Schawlow y Townes publicaron un artículo en el que sentaban las bases de un hipotético amplificador de luz, lo que demuestra que su posición como inventores pasó como una hipótesis, por lo cual esa dupla no es del todo dueña de esa invención.

Quién inventó los rayos láser en realidad fue Theodore Maiman, en los Laboratorios de Investigación Hughes, al crear el primer dispositivo emisor operativo, con el cual cerraba la etapa de teorías y abría el de las posibilidades en crecimiento.

Otro giro a la historia

En 1957, Gordon Gould, estudiante de doctorado en la Universidad de Columbia, mostró algunos trabajos de cómo y para qué se fabricaría un rayo láser. No quiso solicitar la patente hasta no tener un dispositivo que demostrara su trabajo, mismo que logró para 1959. Al solicitar la patente, se enteró que ya la Oficina de Patentes e Inventos deliberaban sobre la solicitud de Shawlow y Townes. Requirió de dos décadas de batallas legales para obtener algunas licencias inherentes al invento.

Volviendo a Maiman

Maiman fue uno de los lectores del artículo de Townes y Shawlow y decidió llevarlo a la práctica con la ayuda de un cristal de rubí como medio óptico, emplazado entre dos resistentes espejos de plata y estimulado con una potente lámpara de destellos. El experimento funcionó y fue entonces la primera aplicación real del rayo láser.

La gente de los Laboratorios Bell reprodujeron el experimento de Maiman, utilizando un emisor de luz continúa en vez de pulsada. Había nacido el rayo láser y muchas compañías replicaron la metodología para aplicarlos en diversas ramas del conocimiento, registrando patentes con innovaciones que hasta el día de hoy les han hecho ganar millones.

Vean quién inventó los rayos láser para la comunidad científica

El Nobel de Física de 1964 le fue otorgado a C.H. Townes por sus contribuciones al máser y posterior desarrollo del láser, compartiéndolo con los científicos rusos Nicolay G. Basov y Aleksandr M. Prokhorov, del Instituto Ruso Lebedev quienes en paralelo realizan estudios, aportes y demostraban con dispositivos más eficaces las bondades del rayo láser.

La comunidad científica daba un espaldarazo a estas 3 figuras por encima de las antes mencionadas, alegando que quién inventó los rayos láser fue realmente el trabajo evolutivo y no el resultado final. Maiman falleció sin obtener el requerimiento debido y Gordon Gould estuvo por más de 30 años en litigios para obtener algo más que las licencias ya obtenidas y que sólo le otorgaban dinero: él quería el reconocimiento real de ser el inventor integral de los rayos láser. Obtuvo reconocimiento ante los juzgados, pero para la comunidad científica aún dista mucho de obtener trato similar.

Categorías: Historia

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *