hunza-tribu

Los hunzas: la tribu que no envejece ni enferma

Si alguna vez alguien te contara sobre la existencia de un pequeño pueblo que ha vivido más de 100 años sin sufrir enfermedades, ¿le creerías? Los Hunza, una interesante tribu que habita en las alturas del Himalaya, suelen vivir un promedio de 100 años, alcanzando hasta los 130 años sin perder sus facultades.

Justo en la frontera que divide a la India y Pakistán, se oculta un pueblo al que muchos llaman ‘el oasis de la juventud’. Esto se debe no solo a que sus habitantes logran vivir más de 100 años, sino que además se enferman muy poco y logran mantener una apariencia joven aun con más de 60 años.

Un pueblo pequeño, pero feliz

hunza-tribu

Lo interesante de esto es que la fisonomía de los Hunza es muy distinta a la de los habitantes de los pueblos cercanos. Tienen un aspecto muy parecido al de los europeos. También manejan un idioma propio, llamado burushaski, el cual es muy distinto a cualquier idioma existente y su religión, llamada ismaelita, guarda relación con el islam.

Sin duda alguna, el elemento más llamativo de este pequeño pueblo es su increíble capacidad para mantener sus cuerpos jóvenes y sanos. Los hunzas suelen tomar baños de inmersión en aguas heladas con temperaturas de -15º grados Celsius. A esto le suman una frecuente práctica de deportes, aun cuando ya tienen más de 100 años. Esto hace que las mujeres a sus 40 años mantengan una apariencia de adolescente, por lo que es muy normal que aún a los 65 años puedan dar a luz.

Su pequeña población apenas llega a los 30.000 habitantes quienes además de ser muy sanos, son muy felices. Se puede decir que no conocen la enfermedad ni la vejez. Quienes tienen edades avanzadas suelen practicar deportes como si tuviesen 20 años y fácilmente esa chica que parece de 25 años, tiene 40.

El secreto de la eterna juventud

Para los hunza, el secreto para una vida longeva y sana se basa en tres aspectos claves de su vida: una alimentación orgánica y fresca, agua alcalina y ejercicio constante.

En 1970, luego de construir la carretera que une las antiguas rutas de seda entre Pakistán y China, National Geographic logró llegar hasta los hunza y los describió como una de las tribus más longevas que existen en la tierra. Este pueblo aislado, con ojos y tez claros, se presume que puedan ser los descendientes perdidos del Ejército de Alejandro Magno durante su invasión a India.

Pueda o no comprobarse este hecho, la verdad es que esta tribu singular se apropió del espacio de estos macizos donde aprendieron una manera particular de vivir. Dentro de los diferentes rituales a los cuales le atribuyen su asombroso poder para conservar la juventud y una buena salud, están sus ayunos regulares; sus baños en aguas heladas, aún cuando las temperaturas rondan los -15º. A esto se le suman las prácticas de juegos deportivos, como largas caminatas a través de las montañas. En cuanto a la alimentación, su dieta se basa en altas cantidades de verduras y frutas crudas a lo largo del verano, y una vez que llega el invierno, comen albaricoques secos, queso de oveja y granos germinados.

Bajo consumo de proteínas

Las investigaciones realizadas por el médico escocés, Robert McCarrison, describió que en el ‘valle feliz’ los hunza tienen poca tendencia al consumo de proteínas. Mantienen un consumo promedio de 1933 calorías diarias. Gran parte de estas calorías son aportadas por los carbohidratos mientras que solo 50 gramos son proteínas. De igual forma, todos los alimentos son consumidos en estado fresco, sin ningún procesamiento y en temporada. En las pocas ocasiones en que deciden cocinar sus vegetales, los colocan en una olla con muy poca agua, allí los cuecen al vapor. Otros investigadores han indicado que los hunza mantienen una dieta lacto-vegetariana, donde casi toda la dieta se basa en vegetales verdes y hortalizas, leche no pasteurizada y agua de glaciar.

Agua milagrosa

El científico rumano y ganador del Premio Nobel, Henri Coanda, estudió durante 60 años el agua del Valle Hunza para descubrir sus efectos contra las enfermedades. Como resultado encontró que, al ser agua proveniente de los glaciares de las montañas de Hunza, esta tenía una viscosidad distinta, acompañada por un pH alcalino mayor. También contaba con altos niveles de Hidrógeno activo (hidrógeno con un electrón extra), redox negativo potencial y un alto contenido de mineral coloidal. Estas mismas propiedades en el agua pueden encontrarse en las montañas de los Andes, en zonas no contaminadas de China y en las cercanías de Azerbaiyán.

Cuando se pregunta a los hunza sobre el secreto de su eterna juventud, estos recomiendan seguir una dieta vegetariana y estar en constante movimiento y trabajo. Gracias a ellos logran vivir sin problemas más de 100 años. La mejor prueba de ello es que no solo llegan a vivir muchos, sino que son felices en todo momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete gratis a nuestro canal de Youtube