El Priorato de Sion

El Priorato de Sion: ¿Mentira o verdad?

La Iglesia se ha dedicado a través de la Biblia, la vida de Jesucristo. Con la celebración de las misas, trasmiten sus enseñanzas y cómo vivió a pesar de ser perseguido. Sin embargo, han creado la imagen de un ser casto, sin descendencia, que solo sentía afecto fraternal hacia los demás.

¿Pero qué sucedería si Jesucristo en realidad sintiera atracción hacia una mujer? Para la Iglesia esto es una aberración, pero existe una organización que se basaba en la imagen de un posible Jesucristo casado y con una hija que perpetró su linaje.

El Priorato de Sion, es una sociedad que se encarga que proteger los secretos del cristianismo que la Iglesia Católica niega. Además, ha mantenido oculto y bajo protección a los descendientes de Jesucristo y María Magdalena.

Contrario a lo que declara la Biblia, los integrantes del Priorato de Sion aseguran que Jesús y María Magdalena mantuvieron una relación, de la cual tuvieron una hija que huyó a Francia, por su seguridad. A partir de este momento, se pierde la pista del linaje de Jesús, pero según esta sociedad, ellos si tenían conocimiento de lo que había pasado con la niña.

El mito del Priorato de Sion

La fundación del Priorato de Sion se ubica en el siglo XII. La intención de crear esta sociedad, era preservar la dinastía merovingia, que eran los descendientes del linaje de Cristo. La Iglesia Católica siempre ha tratado de callar estas declaraciones, ya que asegura que Jesucristo era un hombre casto dedicado a la predicación de la palabra de Dios.

El Priorato de Sion

Según parece, Godofredo de Bouillon creó la Orden de Sion en una de las abadías construidas en el Monte Sion. Para este momento, se encargaron de defender el territorio. Para el siglo XIII, los musulmanes destruyeron la abadía sede de la Orden, y los monjes huyeron del lugar, pero permanecieron fieles a la organización.

Una vez que se trasladan a Francia, inicia su labor secreta de proteger y mantener en secreto a los descendientes de Jesús, hasta que en un momento crucial, declararían su derecho al trono francés.

La leyenda de Sara

El Priorato de Sion aseguraba que Jesús había tenido una hija con María Magdalena. En el momento de la crucifixión, ella debía tener tres meses de embarazo. Tras esto, huyó con Lázaro y otros discípulos a través del Mar Mediterráneo y atracando en Saintes Maries de la Mer, para luego viajar hacia Marsella.

El Priorato de Sion

Es aquí donde entra en labor de parto, y da a luz a una niña a la que llama Sara. Por miedo a que su hija fuera perseguida, María Magdalena la presentó como una sirvienta. Años después, se casaría con un hombre de poder, que pertenecía a la dinastía merovingia. Sus hijos, por tal razón, fueron descendientes de Cristo, y extendieron su linaje.

El Priorato de Sion y la Orden del Temple

Se le ha relacionado a los Caballeros Templarios, con el Priorato de Sion. Según la historia narrada por los integrantes de la Orden de Sion, los caballeros conocían la existencia de un linaje de Jesucristo, y que estos pertenecían a la dinastía merovingia.

Se dice, que durante la Primera Cruzada, su misión se enfocaba en la búsqueda del Santo Grial. Fueron los merovingios los que profesaban que el Grial hacía referencia a María Magdalena, que fue la copa que albergó la sangre de Cristo: su hija Sara.

El Priorato de Sion

Los Templarios, entonces iban tras la búsqueda de los resto de la compañera de Jesucristo. Pero se inició el culto hacia Sara, y la Iglesia consideró esto como una herejía. Años después, un juicio emitido por la Santa Sede y los reyes de Francia, terminó por sentenciar a los Caballeros Templarios a muerte, siendo asesinados. El Priorato de Sion sería entonces el encargado de proteger el secreto de los descendientes de Jesús y María Magdalena.

La mentira de Plantard

Pero la historia de la existencia del Priorato de Sion fue divulgada por Pierre Plantard, quien en 1956, con otros acompañantes, registró legalmente la organización. Declaraba que, poseía documentos antiguos que provenían del Bérenger Saunière. Según, el católico los encontró durante la reconstrucción de su iglesia.

Estos manuscritos revelaban la existencia de un linaje de la sangre de Cristo, perteneciente a la dinastía merovingia. De esta manera, los descendientes podrían reclamar el trono francés.

El Priorato de Sion

Plantard aseguraba que la Orden se creó el 1681. Además, declaró que él era perteneciente al linaje, y que tenía derecho a proclamarse como rey de Francia. Nostradamus, en una de sus profecías predijo la aparición de un Gran Monarca que no solo tendría el poder de Francia, sino de toda Europa.

Pero se descubrió que todo fue una treta, y que los documentos que fueron encontrados, estaban falsificados. Fue enjuiciado y acusado de conspiración. Sin embargo, a pesar de conocer que todo se trataba de un engaño, muchos creen que el Priorato de Sion es una organización más allá de lo Plantard mostró, y que en realidad guarda secretos ancestrales hacer de Jesucristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *