rasputín

Rasputín

La maldición de los Románov

El 17 de julio de 1918 por la noche la familia Románov fue ejecutada en Ekaterimburgo. La muerte del zar ruso Nicolás II y su familia dio final a una de las dinásticas más grandes del mundo, creando la historia de la maldición de los Románov.

Nikolái Aleksandrovich Románov era uno de los hombres más poderosos del mundo al tener más de 180 millones de súbditos, sin embargo, la historia segura que se trataba de un hombre un tanto tímido que era bastante fácil de manipular. Esto se debe a que Nikolái no tenía tanta sed de poder o de gobernar, siempre había sido un hombre interesado en la agricultura, pero tuvo que heredar su dinástica y cargar con le eso de la monarquía.

maldición de la dinastia románov

Grigori Yefímovich Rasputín es un hombre muy importante para esta historia, ya que en realidad fue él quien creó la maldición que acabaría con la familia Románov.

Rasputín, también conocido como el “monje loco”, fue un hombre que comenzó su relación con la familia imperial cuando le presentaron a la zarina, Alejandra Fiódorovna, quien conocía la fama que el monje tenía como un gran sanador.

Alejandra pensó que Rasputín podría ser el único capaz de currar a su hijo, Alexis Nikolaiévich, el heredero de la dinastía rusa que padecía de una enfermedad que en aquel entonces era desconocida e incurable, la hemofilia.  Cada vez que Rasputín visitaba al chico este se aliviaba y dejaba de padecer dolores graves, lo que con el paso del tiempo le dio la confianza de Alejandra y del heredero.

La familia estaba compuesta por Nicolás II y Alejandra, por las grandes duquesas Tatiana, Olga, María y Anastasia y por el heredero, Alexis.

Luego de un tiempo Rasputín ya se había convertido en un hombre de confianza para toda la familia real e incluso de la corte entera, ya que su influencia no dejó de crecer desde que se relacionó con la familia real. La influencia de este hombre creció tanto que empezó a opinar sobre decisiones políticas y económicas, pero al mismo tiempo se dieron a conocer sus conductas inmorales rodeadas de orgías.

 

Cuando empezó la primera Guerra Mundial, Nicolás II partió a la guerra para liderar al ejército ruso, lo que hizo que Rasputín estuviera en una mejor posición para tomar un buen lugar en la corte como consejero. El poder y el nivel de influencia que tenía sobre Alejandra era muy grande, incluso se cree que tenía un amorío con la zar.

rasputín
Grigori Yefímovich Rasputín

Por su conducta, el pueblo ruso odiaba a Rasputín, además de que era un hombre que se rodeaba de lujos cuando la mayoría de las personas del pueblo estaban muriendo de hambre.

Pero no toda la familia real y consejeros aprobaban el poder que había adquirido Rasputín, empezando por el príncipe Félix Yusúpo, primero de Nicolás II, quien juntó al primer círculo de la corte con el fin de acabar con el poder de Rasputín con la ayuda del Gran Duque Dimitri Pavlovitch, quienes planearon envenenar a Rasputín.

Le dieron comida y bebida envenenada, pero Rasputín no mostraba ningún síntoma o dolores, por lo que decidieron dispararle para acabar con su vida. Pero incluso después de esto él seguía vivo.

El 29 de diciembre de 1916 un grupo de fuerza comandado por Yusúpov salió con el fin de encontrar y asesinar a Rasputín. Cuando lo encontraron herido lo lanzaron al rio Neva. Al día siguiente lo encontraron muerto y lo castraron con el fin de exhibir su miembro ante el pueblo, el cual en la actualidad se encuentra en el museo Erótico de San Petersburgo, aun siendo visto por miles de personas.

Se dice que Rasputín era un clarividente, por lo que semanas antes de su muerte el envío una carta a Nicolás II, carta que contenía la maldición de los Románov:

Estoy seguro de que moriré antes de que llegue el primero de Enero… en caso de que sea asesinado por pleyebos, sobre todo por mis hermanos campesinos rusos, no tendrás nada que temer, tu dinastía estará en el trono durante cientos de años. Pero si soy asesinado por un noble, mi sangre permanecerá en sus manos durante veinticinco años. Tendrán que abandonar Rusia, los hermanos se enfrentarán entre ellos, el odio separará a la familia y Rusia quedará sin imperio y sin nobleza”.

Un año después de su muerte, y 24 meses seguidos de derrotas militares, en Rusia se desató la revolución de octubre, en la que había motines militares y huelgas por todo el país. Nicolás II renunció al poder y sería el duque Miguel quien ahora gobernaría, pero su gobierno no duro más de 24 al ser tomado por el gobierno Provisional Revolucionario.

El 17 de julio de 1917 toda la familia y sus empleados fueron fusilados en la casa de Ipátiev. Todos fueron rematados con bayonetas. Encontraron la tumba de la familia en el año 1979, pero no estaban los cadáveres de Alexis y de Anastasia, los favoritos de Rasputín. Así fue como se cumplió la maldición de los Románov.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete gratis a nuestro canal de Youtube