¿Qué hay de verdad en el Vudú? Casos reales

La magia está llena de prácticas, que si bien su uso es muy recurrente, es mal vista por la sociedad. Si bien existe la magia blanca, dedicada a la realización de hechizos inofensivos y que están dirigidos a ayudar a terceros, todo tipo de magia se ve opacada por la magia negra.

Este tipo de magia se ha destacado por ser dañina, y que quienes la utilizan, solo buscan su beneficio personal, sin importar como afecta a quienes lo rodean. Es así, como se centra en la atracción de energías negativas que solo perjudican al cuerpo, el alma, y hasta el mismo entorno que rodea a quien invoca estos hechizos.

Pero existen prácticas que combinan ambos estilos, y al destacarse el uso de la magia negra, suelen ser señaladas como actividades deplorables y que atentan con la moralidad de la sociedad. El vudú, más que magia, es una religión que gira en torno al uso de esta, para ofrecer ayuda a quien lo necesite, ya sea de manera egoísta o por beneficiar a alguien más.

A pesar de que se han registrado gran cantidad de casos que involucran actividades relacionadas con hechizos, muchos niegan que realmente surtan efecto. De aquí surge la duda si de verdad en el vudú existe algo de cierto en su funcionamiento.

La magia del vudú

Más que una religión, en la actualidad muchos relacionan el vudú únicamente con magia. Los rituales que se centran en la invocación de espíritus que sirven de ayuda para resolver cualquier problema que se presente en la vida.

La práctica del vudú, se ha visto relacionada con el sacrificio de animales, y el uso de su sangre para que la magia sea efectiva. Y aunque resulte difícil de creer, muchos aseguran que sus solicitudes han tenido los resultados esperados ¿Pero es solo esto lo que ocurre en verdad en el vudú?

verdad en el Vudú

Esta práctica religiosa no solo se basa en hacer pedidos de los deseos más anhelados del alma. También es necesaria la adoración para que los espíritus que benefician con sus poderes, permitan que cada hechizo tenga el resulta esperado, y se mantengan así.

Pero más allá de esto, las mentes de los no creyentes o los más temerosos se cierran, y centran toda su creencia en relacionar esta religión con los muñecos vudú. Estos objetos han sido utilizados para el control del alma de una persona. Ya sea para serle de ayuda, o simplemente por beneficio propio, cuando se menciona la palabra vudú, lo primero que se piensa es en estos muñecos.

Aun así, existen más actividades dentro del vudú que no solo implica enterrar alfileres a estos tótems, y al tener relación con los espíritus, se considera magia negra.

Los amarres en el vudú

Entre las peticiones más comunes en los hechizos de vudú, se encuentran los amarres. Estos conjuros están destinados a fortalecer la relación entre dos personas utilizando la magia. Sin embargo, todo es efecto del hechizo realizado, y de ser revocado, toda la ilusión desaparece.

Se puede utilizar de distintas maneras, según la necesidad de quien desea que se realice el hechizo. Algunos de sus usos van dirigidos a lograr que una persona desarrolle sentimientos hacia otra. En otros casos, se busca romper relaciones, para que una persona deseada se fije en otra. Lo mismo aplica para cuando se desea alejar a alguien que posiblemente puede interferir en la relación.

Muchos creen que esto tan solo son casualidades, y que en realidad la magia no influye en que una relación se beneficie. Sin embargo, se han registrado testimonios de personas que han realizado los amarres y aseguran que han tenido efecto.

verdad en el Vudú

Se conoce el caso de una chica que atravesaba problemas en su relación. Los problemas abundaban, y ella llegó a refugiarse en brazos de otros hombres. Sin embargo, existía el deseo de salvar la relación, y acudió a una sacerdotisa, que con tan solo leerle las cartas, descubrió sus problemas amorosos.

Recomendó realizar un amarre, donde solicitó alguna prenda que perteneciera a su pareja, además de una foto de él. Con esto se realizó un ritual, rodeado de velas rojas, y tras unas oraciones, la mujer le indicó a la chica que en los próximos días todo cambiaría.

Con el tiempo, su pareja se mostró más afectivo, y sus actitudes llegaron a cambiar a tal punto que perdonó cada uno de los errores de la chica, y le propuso matrimonio.

Los zombies en el vudú

Dentro del vudú, también se habla de la posibilidad de revivir a los muertos. Pero la realidad, es que, estos no vuelven a la vida como solía ser antes. Se transforman en zombies esclavos que solo cumplen la voluntad del hechicero que los invocó, o de aquellos que solicitaron que el muerto fuera traído de vuelta a la vida.

Aunque suena como un guion de una película de cine, la realidad es que realmente estas supuestas resucitaciones suceden a menudo, sobre todo por petición de personas que desean usar los cuerpos a su conveniencia.

Se presenta el caso de un joven de 26 años, que cayó extrañamente enfermo. El padre supuso que se trataba de un embrujo, y decidió acudir a un hermano para que contactara a un brujo para salvar a su hijo. El tío del chico se encargó de comunicarse con un sacerdote vudú ara que realizara los hechizos de sanación. Pero después de tres días, falleció.

Fue enterrado por su familia, pero casi dos años después, el padre encontró el cuerpo de su hijo caminando cerca del pueblo, como un zombie. Al ser el tío quien trabajó como intermediario, fue acusado de confabular para transformar al sobrino en un muerto viviente para usarlo a su conveniencia.

Consecuencias de los hechizos

Sin embargo, existen casos donde los hechizos son mal aplicados, y solo suponen un peligro para alguno de los involucrados. Una chica cuenta su testimonio de como implementó un amarre y al final terminó de manera catastrófica.

Su novio ya no sentía interés en ella, y decidió acabar con la relación, pero ella todavía lo amaba y quería continuar a su lado. Decidió buscar en internet como usar la magia para que su relación volviera a florecer, y descubrió los amarres.

Tras investigar, inició la búsqueda de los materiales para poner en marcha el hechizo. Confeccionó dos muñecos de tela y a cada uno le coloco los nombres de ella y de su expareja con color rojo. Luego encendió velas del mismo color y procedió a recitar unas palabras.

Con los días, su exnovio empezó a tener interés en ella y retomaron la relación. Pero al pasar el tiempo, ella detalló que él se deprimía y se obsesionó con estar a su lado. Aunque se preocupó, dejo pasar esto de lado, y seguir con el amor.

verdad en el Vudú

Pero un día, se encontró con algo fatal. Tras llegar del trabajo, se encontró que su pareja había ingerido pastillas para suicidarse, y en una nota escribía que no podía vivir sin ella. A pesar de que lo había amarrado a su lado, la situación se salió de control hasta llevarlo a la muerte.

Aunque muchos aseguran que solo se tratan de relatos de fantasía, la existencia del vudú es real, y se puede comprobar con los eventos sobrenaturales que suceden a diario, y que hasta ahora la ciencia no ha logrado explicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete gratis a nuestro canal de Youtube