Los fantasmas de La Casa de los Espejos en Cádiz

Los fantasmas de La Casa de los Espejos en Cádiz. Si hay una historia popular conocida en la ciudad de Cádiz, de esa que nos evoca su pasado y sus misterios, esa es, sin dudas, la de la “Casa de los Espejos”, siempre a caballo entre la leyenda y la realidad allá donde todo es posible.

Cádiz es ciudad de muchos misterios y de hermosos relatos que hacen reflexionar sobre el valor de la vida o el terror de la muerte, todo ello lo tenemos condensado en el relato, conocido por muchos, del que les quiero hacer partícipes.

Nos desplazamos cerca de la Alameda, frente al monumento del marqués de Comillas junto al mar, allí podemos encontrar una antigua casa abandonada de la cual cuentan que está encantada. La llaman “La Casa de los Espejos” y se cuenta que en ella vivió un capitán de barco con su esposa y su hija; la hija le pedía a su padre que cada vez que volviese de algún viaje este le trajese un espejo.

El tiempo pasaba y aquella niña se convertía, poco a poco, en una mujer, una mujer bellísima y una hija ejemplar. Su padre sentía adoración por ella y seguía con aquella costumbre de años de regalarle un espejo allá donde viajara, allá donde navegara en el mundo.

La madre comenzó a sentir celos de la joven, tanto que creía que su marido ya no la amaba y que ese amor lo tenía todo la figura de su hija… En ausencia del marino las discusiones entre ambas no cesaban y un mal día se le ocurrió acabar con todos sus problemas: envenenaría a la joven.

Los fantasmas de La Casa de los Espejos en Cádiz

Al cabo de unos meses el marino llegó a casa y su esposa, entre lágrimas, le narró la amarga experiencia de la extraña enfermedad que había contraído la joven y que había acabado con su vida… Una enfermedad muy grave contra la que nada pudieron hacer. El hombre lloró con amargura la muerte de su hija y una noche, mirando uno de tantos espejos traídos de lejanos lugares contempló una imagen fantasmal que le aterró: vio como la madre envenenaba a la joven y esta moría. Entendió la verdad de lo sucedido.

La asesina fue encarcelada tras confesar muriendo en presidio; el amargado marino tomó su barco y desapareció para no volver jamás a la llamada Casa de los Espejos, una casa que, dicen, está encantada y deshabitada.

También puede interesarte: La Piedra de Dios, la piedra de Dashka

Los que hablan de fantasmas en su interior narran misteriosos relatos en los que se escuchan pisadas y llantos en el piso superior, en una zona donde se encontraba la habitación de la joven y cuyas paredes están cubiertas de espejos fruto del amor de su padre, dicen que, a veces, esos espejos reflejan una realidad ocurrida hace años y que tuvo como trágica consecuencia la muerte de aquella hermosa joven a manos de su celosa madre.

Fuente: Cádiz Directo

Artículo: Jose Manuel García Bautista

Facebook de Planetamisterio


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: