El Templo Blanco Wat Rong khun es muy distinto al resto de templos budistas que podemos ver en Tailandia. Su diseño totalmente rompedor, las extrañas figuras que lo decoran y su blanco inmaculado que representa la pureza de Buda, suelen despertar la admiración de todos quienes lo visitan. Fue empezado a construir en 1997 y, como la Sagrada Familia, aún no tiene una fecha clara de finalización pero se especula que en el 2070 estará acabado.

También puede interesarte: Misteriosos Espejos de Agua en Machu Picchu y Otros Hallazgos Antiguos e Increíbles

El Templo Blanco

Desde el primer momento el templo fue muy polémico y criticado por el gobierno, monjes budistas e importantes personalidades tailandesas, quienes consideraban que aquello no era arte tailandés. Sin embargo, y pese a no estar aún finalizado al 100%, el éxito del Templo Blanco es innegable dada la cantidad de turistas que atrae cada año (cerca de 1 millón). En muchas guías de Tailandia, de hecho, ya es la imagen de portada.

A pesar de que a priori no esté terminado, el templo ya es totalmente visitable porque su construcción está muy avanzada. La sala principal del templo no es muy espaciosa y para llegar a ella debe cruzarse un pequeño puente rodeado de figuras de gente sufriendo y pidiendo ayuda y limosna. Como mencionó su creador, Chalermchai Kositpipat en una revista, para llegar al cielo primero hay que pasar por el sufrimiento. Una vez se entra en la sala principal se pueden admirar los curiosos murales que la decoran (no todos terminados).

Facebook de Planetamisterio


Deja un comentario